miércoles, 23 de diciembre de 2009

De Navidad…


La navidad y estas fiestas decembrinas es una época que indiscutiblemente produce emociones encontradas (que festín) para los que nos gusta poner a trabajar el lóbulo ese que maquína, nuestra industrial emocional de consumo interno. Realmente a mí me choca la navidad, me gusta diciembre, me gustan los ingresos que por fin puedes reflejar en una cuenta lo que hiciste partiéndote el lomo todo el año; pero odio las calles abarrotadas de gente desesperada por comprar, las colas hasta los domingos, el compromiso de comprar regalos; si uno quiere regalar tiene todo un año para hacerlo, ¿Por qué en concentrado y en diciembre?, luego la comedera, comer y comer, el vino, el vino y el vino, los adornos, todo es una serie de alineamiento del sistema, y todos como borregos, haciendo lo mismo. De cierta manera me parece que es un mes hipócrita y capitalista.

Pero cuando me salgo de mi sistema, ese mismo que yo construí para defenderme, racionalizar, o simplemente ser diferente, recuerdo mi niñez, la navidad era algo emocionante, el sólo hecho de hacer la cartica, y la expectativa de lo que iba a llegar es un recuerdo tan fresco como el viento de mis versos. Recuerdo un rompecabezas de madera de tacos grandes y de motivo de Blancanieves, recuerdo una gran caja llena de esencias para yo hacerme mis perfumes, recuerdo una patineta, unos binoculares, los colores, que alegría eran colores y marcadores, la ropa. En ese momento mis padres eran los borregos alineados y yo era una niña alineada también a la espera de mi regalo.

Nada nuevo bajo el sol, decía Salomón “vanidad de vanidades, todo es vanidad”, y la moda, la vida, los tiempos y los hechos se repiten, porque todo ya estaba antes. Hoy ya con hijos, con las perspectivas del otro lado de la infancia, ya la veo a través de Nico mi hijo de 11 años. Hoy te hago la carta,  le quiero pedir al niño Jesús, al Cristo Jesús, a Dios mismo, en esta cartica de reflexión y sentires, Paz para todo nuestro entorno, Sanidad para todos, Resignación ante lo planeado por ti, Prosperidad sobre todo de tus dones de lo alto, Paciencia ante la presurosa ciudad en que vivimos, Seguridad espiritual y física para todos los nuestros, Amor, mucho amor, amor de ese que cubre todas las faltas, el que todo lo puede, el que todo lo alcanza.

Bueno ya estamos a 23 no queda nada para abrir regalos, reunirse y sentir que debes sentir que eres feliz, preparando mi mejor rostro sonriente aunque con gripe inminente, me voy al centro comercial a comprar un Nintendo DSi el cual mi hijo espera… Como borrega.

7 comentarios:

PACO dijo...

hola amiga
si eso es asi, yo tengo una sobrina de 4 años y me ha pedido casi una revista entera de regalitos, como dice ella. Pues el tito ha tenido que tirar de tarjeta de crédito para contentar a la cria. Que sepas que lo hago con mucha satisfacción porque es mi sobrina. Luego , cuando reciba todos los regalos, nos partimos de risa con ella por lo ilusionada que se pone. amiga un beso y kuidate .
Felices fiestas

jordim dijo...

ese papa noel resume lo que estodo esto.. Y la vanidad siempre es tendencia..

feliz consumismo.

Pablo Fernando dijo...

De acuerdo contigo abolutamnete en todo.

Pablo

Alís dijo...

BB, hoy también me tocó hacer de borrega. Y es que la ilusión de los niños puede más que el rechazo que nos produce el comprar y comprar sólo porque es la fecha tal o cual. Mi hija, de casi 4 años, lleva días esperando la Navidad, ilusionada. ¿Cómo negarle esa felicidad?

Juan José Romero M-E. dijo...

Mis mejores deseos de felicidad para estas Navidades y que el próximo año 2010 sea para ti y tu familia alegre y venturoso.
Un abrazo.

reltih dijo...

la navidad y fin de año: son días que también tienen 24 horas.
un besote para ti mi bebe.

AMOR dijo...

Me quito el sombrero ante ti, ya que eso es la navidad, en verdad a quienes hacemos felices y ven cumplidos sus sueños son los grandes comercios.
Besazos y disfrutalas como si de cualquier otro dia se tratara
Besazos y mas besazos