jueves, 26 de noviembre de 2009

Sólo un café...




 Las fibras que me estimulan
son arrebatos.
Me hilvána el viento fresco
de mi imaginario
Luz trémula  del brillo
que corteja el camino,
Una simple inspiración,
una palabra,
Un armónico  sonido
Y subo, subo, subo...
Me reto en  duelo
con la conformidad
vierto mis fronteras
por  la creación,
Racimo  de utopías a  ideas llenas,
Me empapo de lo  inmortal,
Visto de  Dios con su armadura
y al doblar de las campanas
Traspaso presurosa
la barrera del miedo,
Me dejo llevar,
por  la iluminación de la  musa
Revolución, vuelco, desplazamiento...
Vomito todas mis contradicciones,
todas mis cuestiones, todos mis arrebatos,
y al fin vacía, inerme,
Vislumbro
Que esto es efímero,
todo es insignificante,
Esto que llamamos
propio es ajeno.
Borracha de certeza
Me recuesto
sobre los abismos
de este ilusorio
pensamiento .

7 comentarios:

Tiempo al tiempo dijo...

Algunas de tus sensaciones se parecen...
otras son simplemente ¡iguales!
("vomito todas mis contradicciones" , "y subo, subo,subo..." )
¿no habrás leído por casualidad mi entrada "Vivo en una montaña rusa"????

Tiempo al tiempo dijo...

Mira, cada un@ es libre de escribir lo que quiera, y to poema para nada desmerece el mío, pero si te gustó, si te inspiró..., creo que al menos deberías haberme citado.
Es lo justo ¿no?
Felíz día.

Joe dijo...

Gracias por compartir este café. Me gustó.

BB dijo...

No, no lo he leido, pero creo que los escribimos tenemos influencias de cualquier cosa que leemos, la leeré. Gracias

Tiempo al tiempo dijo...

Mira, no me tomes el pelo...en fin, allá tú con tu conciencia...

BB dijo...

... Un cafe al tiempo, que como dijeron. es Dios!!

Félix dijo...

Como caféadicto, tengo que decir que NO todos los excitantes me gustan, sólo algunos como el café despiertan mi mente al mundo. ¿Qué más se puede pedir?