martes, 15 de diciembre de 2009

Manifiesto.


Empeñada en limpiar el atardecer
Atrapé al viento, en este soplo fresco
Que otra vez siento, cuando me acaricia
Yo al verte de nuevo me cuelgo a tu cuello
Me tomas por la cintura y juegas con mi cabello.
Tiembla mi voz, entre las ramas de tus hojas
Silbas un piropo a mis ojos y al verte lo sabía
Entes de lo que uno anda escribiendo
y creyendo utopías
De repente aparecen son reales
y terminamos las charlatanerías
De atardeceres y de soledades...
De andar y andar buscando verdades
Para encontrar siempre otro arrebato
Aunque cada vez voy más despacio
Con cuidado que cada día te estoy encontrando
Corazón de letras y sentires
¿Para qué pierdes el tiempo creyendo que estás
conversando con la noche y con el viento?...
Tantas fantasías, que en la noche se resbalaban
Por sentarse aquí a oír lo que me contabas
De ti enamorada apasionada en arrebatos
Y desenfrenos tú en mi cintura y mis cabellos
Ver tus ojos negros, perdida en el tiempo
Eres mío, esto es un manifiesto…







3 comentarios:

reltih dijo...

no sé... amar diferente, amor diferente. de cualquier forma es hermoso. bello escrito mujer.
besos

Guillo dijo...

¿Para qué pierdes el tiempo creyendo que estás
conversando con la noche y con el viento?
esa es una pregunta
que voy a masticar varias noches

me ha gustado tu escrito
que andes bien

Saludos,
ahora la sigo
soy el numero 100

adolfo payés dijo...

Me gusta, cuando descubres la esencia del sentir.. el manifiesto es la esencia escrita de tus versos..

Un beso Beatriz..con mucho cariño


Un abrazo
Saludos fraternos.