lunes, 7 de diciembre de 2009

.


El horror del amor cuando se acaba 
son las habitaciones ventiladas
el solo de desnudo con cortina,
la adrenalina en camas separadas. 
Lo malo del después son los despojos 
que exhibimos a pesar de estar sonrientes
los ruidos silentes que insultan los ojos, 
el sistole sin diástole ni sueño, ni nada 
La terquedad de no querer saber que es , 
agua pasada, viento olvidado, susto taimado
que dá igual esperarte o que me esperes, 
que no sea yo entre todas las mujeres, 
que la cuenta está saldada, y quedè estafada 
Los versos de amor que no leiste 
andan merodeando ya por las letrinas 
las letras de los tristes, se burlan en la esquina
donde bailan Don Nadie con Doña Cualquiera.
Las maletas que no estan por ningun lado 
giran perdídas por los taxis desesperados 
El ardor apasionado ya no pasa ni con una copa
Arreglar este derrumbe es utopìa rota 
Juzgar a culpables, es condenarnos 
Cuando en este punto final de los finales 
no le siguen los puntos suspensivos.

3 comentarios:

reltih dijo...

punto, y ni siquiera aparte!!! .

BB dijo...

... Ni siquiera, gracias por estar pendiente y leerme, bien por tus comentarios. Un abrazo!
BB

José dijo...

Este poema esta soberbiamente bien construido, me gusta!